Descargue música y video

Peggo

Cómo crear correo en Gmail

Correo electrónico

Como expedir certificado de Procuraduría 2017

Procuraduría

El recorrido en la Villa de Guaduas  comienza en la plaza de la Constitución, centro de encuentro por excelencia, donde se realizan importantes eventos cívicos y culturales. Ocupa el espacio reservado para tal fin desde la fundación civil de la Villa de San Miguel de las Guaduas. En su centro existió una pila fundacional de servicio, donde los pobladores se abastecían de agua en moyos o cántaros. El agua que rebosaba de la pila fue concedida como “merced de agua” a algunas casas cercanas. La pila original fue reemplazada, en 1870, por una fuente republicana en piedra y bronce, donada por  Leandro Gutiérrez. El 26 de enero de 1911 se instaló una escultura de la heroína Policarpa Salavarrieta,  “La Pola”, obra del escultor bogotano Silvano A. Cuéllar (1873-1938), para reemplazar un pedestal coronado por cinco balas de cañón. La plaza está rodeada de construcciones, en las que se aprecian las características viviendas de uno o dos niveles, entre las que se destaca la casa natal  de Miguel Samper Agudelo, hoy sede administrativa de la Casa de la Cultura.

A mediados del siglo XX se construyeron jardineras y, en el siglo XXI, se reemplazó gran parte del empedrado original por adoquines, conservando solo un fragmento de este frente a la catedral.

Tomado del documento Red Turística
de Pueblos Patrimonio – Un viaje en el tiempo del Ministerio de Comercio,
Industria y Turismo y Fontur Colombia.

La población de la Villa de San Miguel de Guaduas surgió como una escala en el camino que de Santafé se dirigía a Honda, buscando salida al río Magdalena. Fueron los conquistadores españoles Hernando de Alcocer y su compañero Alonso de Olalla Herrera quienes celebraron, en 1533, un contrato con la Real Audiencia, con el propósito de abrir por primera vez una ruta para el tránsito de “bestias y carga”, y así evitar que fueran los mismos indígenas quienes tuvieran que llevar a cuestas todas las mercancías. Para compensar el costo de la obra, que corrió por cuenta de los contratistas, estuvieron autorizados para cobrar el peaje a los productos que pasaran por el camino, y que a su vez eran transportados en el trayecto fluvial en bongos, piraguas y champanes, también controlados por ellos. Una vez establecido el camino, cuyo tránsito podía tomar varias semanas, se empezaron a formar poblados a sus costados o alrededor de las posadas. El primer intento por establecer oficialmente el poblado en este lugar se le atribuye, en 1572, al entonces presidente de la Real Audiencia, Andrés Díaz Venero de Leyva; sin embargo, no tuvo éxito. A comienzos del siglo XVII, la comunidad franciscana obtuvo permiso para construir un convento recoleto, alrededor del cual empezó a gestarse un caserío. La estratégica posición del mismo favoreció su rápido crecimiento, y el 27 de diciembre de 1644 fue elevado a la categoría de villa, y para 1696, por Cédula Real de Carlos II, se constituyó en parroquia. En 1783, el partido de Guaduas fue erigido en corregimiento por el virrey Ezpeleta.